Cuídales

Nutrición Infantil

5 Consejos para combatir los mocos desde el desayuno hasta la cena

5 Consejos para combatir los mocos desde el desayuno hasta la cena

El otoño es una época del año maravillosa, con temperaturas y brisas suaves, colores rojizos y alimentos dulces que la naturaleza nos ofrece para acompañar el comienzo del frío. Pero también es tiempo de empezar a recogerse y de sacar los pañuelos porque, como cada año, llegan los mocos llenos de bichos, dispuestos a hacernos enfermar o -sobre todo en el caso de los niños- a pasar largas noches de toses.

¿Qué podemos hacer para resistir frente a este panorama que tanto entorpece nuestro día a día? Aquí os dejo 5 consejos simples que pondrán el sistema inmunitario familiar a punto y os ayudarán a disfrutar de esta preciosa estación sin tanto catarro.

1. INCORPORA ALIMENTOS RICOS EN VITAMINA C

Esto es muy fácil porque, de hecho, tenemos bastantes alimentos de temporada ricos en este micronutriente: perejil, pimiento, coliflor, brócoli, col, patata, rúcula, berro, rábano y cítricos, entre otros. La vitamina C es especialmente valiosa para esta época del año pues es inmunoestimuladora: participa en la síntesis de cisteína, un aminoácido que a su vez nos ayuda a formar anticuerpos; es broncodilatadora y descongestiva; y tiene demostrados efectos atenuantes en los síntomas del resfrío. No obstante, la vitamina C es muy lábil, es decir, desaparece fácilmente de los alimentos por contacto con el oxígeno, el calor o la luz. Cuando se tomen alimentos ricos en este micronutriente debemos procurar no cocerlos demasiado y recurrir principalmente al vapor.

2. TEN SIEMPRE RESERVADO UN BUEN CALDO

El caldo es una gran opción para tener siempre a mano algo calentito y reconfortante. Puede ser la base de muchas comidas o simplemente un primer plato que nos asegure una buena entrada de minerales y nos hidrate. Esto último nos interesa especialmente si llega la fiebre, pues el cuerpo pierde agua y es muy importante darle bebidas nutritivas.

El caldo es una buena oportunidad para incluir las setas, que son potenciadores del sistema inmune increíblemente efectivos y poseen propiedades antivirales reconocidas. En esta época del año podemos encontrar muchas especies en el mercado recién recolectadas. El ajo y la cebolla también nos interesan pues, además de tener propiedades antibióticas, promueven la fluidificación y eliminación de los mocos.

Las setas, el ajo y la cebolla son nuestros grandes aliados en esta batalla en contra de los resfriados.

3. ALIMENTA TUS BACTERIAS INTESTINALES

Frutas-otoñoYa lo hemos hablado en otra oportunidad: la microbiota intestinal es nuestra primera línea de defensa y por ello es clave mantenerla saludable. Si conseguimos que nuestro ecosistema esté equilibrado, no sólo será más difícil que entren en el organismo sustancias indeseables sino que también estaremos dándole salud a nuestros intestinos, que es en donde se aloja una gran parte de nuestro sistema inmunitario.

Recordemos algunos de los alimentos favoritos de nuestras bacterias “buenas”: semillas mucilaginosas como la chía y el lino, copos de avena, canela, cacao y, por supuesto, los reyes: frutas y verduras.

4. APARTA TODO AQUELLO QUE ENSUCIA Y ENTORPECE EL BUEN FUNCIONAMIENTO DEL SISTEMA INMUNITARIO

Como ya sabemos, así como existen alimentos que nos ayudan a generar un terreno fuerte y saludable, el mercado está repleto de productos que entorpecen cualquier cuidado y que, además, promueven un estado de debilidad, propenso a enfermar. Se trata básicamente de todos aquellos productos ultraprocesados que contienen grandes cantidades de azúcares, harinas refinadas y grasas de mala calidad. De nada servirá tomar estas acciones para fortalecer a nuestro sistema inmunitario si antes no apartamos definitivamente lo insano de nuestras alacenas.

5. DISFRUTA DE UN PASEO FAMILIAR POR LA PLAYA

Alternativa humilde pero infalible para grandes y pequeños: respirar un poco el aire marino y tomar el sol. Por una parte, la brisa del mar es un excelente remedio para las vías respiratorias –desinfectante y regenerador de la mucosa- y, por otra parte, el sol en la piel nos permite sintetizar la vitamina D, que -como bien sabemos- es una importante moduladora del sistema inmunitario.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Productos relacionados

Artículos relacionados