Cuídate

Nutrición

Aceites vegetales sí, pero bien cuidados

Aceites vegetales sí, pero bien cuidados

Los aceites vegetales son la extracción de la grasa de las semillas o los frutos oleaginosos. Se trata de un tipo de lípido (grasa) con grandes ventajas nutricionales, pero generalmente muy sensible y fácil de oxidarse. Es por eso que, a la hora de consumirlos, deben ser bien escogidos y utilizados teniendo en cuenta ciertos cuidados.

BENEFICIOS DE LOS ACEITES VEGETALES

Como hemos comentado, los aceites vegetales tienen grandes beneficios para la salud. Para entender sus ventajas nutricionales, debemos saber que estos aceites están formados principalmente por diferentes ácidos grasos que están presentes en distintas proporciones, lo que le otorga características propias a cada aceite vegetal.

Algunos son más ricos en ácido oleico, como es el caso del aceite de oliva, muy interesante pues tiene la capacidad de mejorar el perfil lipídico y combatir enfermedades cardiovasculares, entre otros muchos beneficios para la salud.

Otros son ricos en omega-3 y omega-6, que son ácidos grasos esenciales, es decir, que sólo podemos obtenerlos a través de la dieta porque el cuerpo no es capaz de fabricarlos. Y, a su vez, son fundamentales para que nuestra máquina biológica funcione correctamente. El omega-3 por su lado es clave para regular el sistema nervioso y tiene un papel relevante durante la gestación y la lactancia en la formación de neuronas del bebé. Además, es un nutriente con efectos antiinflamatorios muy potentes.

Aceites ricos en omega-3 y con una buena proporción de omegas son una gran alternativa que deberíamos incorporar en nuestras alacenas, para conseguir una alimentación saludable y antiinflamatoria. 

Un aceite vegetal que destaca por su contenido en omega-3 es el aceite de lino que, además, tiene una proporción de omega-3/omega-6 ideal. Si bien el omega 6 debe estar presente en nuestra alimentación, también es cierto que debería estarlo en proporciones similares al omega-3. Actualmente, las dietas modernas tienden a ser muy desequilibradas en la ingesta omega-3/omega-6, siendo mucho más ricas en este último y contribuyendo, por tanto, a estados inflamatorios cronificados y generalizados en la población.

En general, todos los aceites vegetales son ricos en sustancias antioxidantes cuya función principal es evitar la oxidación celular que se produce como producto de la actividad de los radicales libres. Esto se traduce en una gran capacidad para prevenir el envejecimiento prematuro de los tejidos, para proteger de tumores, y también para retardar el enranciamiento del propio aceite.

Aceite vegetal de coco

CUIDADOS CASEROS Y USOS

Los aceites vegetales requieren de cuidados especiales tanto en su uso como en su conservación, pues podrían estropearse y volverse nocivos para la salud. Básicamente debemos tener en cuenta 2 aspectos.

Por un lado, no deben exponerse a altas temperaturas. Las excepciones a esto son el aceite de oliva virgen y el aceite de coco virgen, con alta tolerancia al calor -son más resistentes- y, por ello, son los ideales para saltear o cocinar los alimentos. Pero, el resto de los aceites vegetales, como el de lino, girasol o sésamo, son extremadamente sensibles al calor, y es muy importante que sean utilizados en crudo: sobre una ensalada, un batido verde, para aliñar verduras cocidas, etcétera.

A excepción del aceite de oliva y el de coco, el resto de aceites vegetales son demasiado sensibles al calor, por lo que es mejor usarlos en crudo.

A la hora de conservar el aceite, también debemos tener en cuenta que se oxidan no solamente en contacto con el calor, sino también (a menor ritmo) en contacto con el oxígeno, la luz y la humedad. Por tanto, lo ideal será que mientras no los utilicemos estén guardados en un envase cerrado y en algún lugar resguardado de la luz, la humedad y el calor. La nevera puede ser un buen lugar para reservarlos, o también una alacena fresquita.

MEJOR ECOLÓGICOS Y PRENSADOS EN FRÍO

Otro aspecto que marcará una diferencia importante entre un producto de calidad y uno que no lo es, es su método de elaboración. Los consumidores de aceites vegetales deberíamos vigilar que su producción sea respetuosa con el medio ambiente –extraído idealmente a partir de frutos ecológicos- y que, para obtenerlo, se utilicen procedimientos mecánicos a partir de la extracción en frío, para así evitar que sus ácidos grasos se estropeen y sean perjudiciales para la salud.

Es importante escoger aceites vegetales prensados en frío, pues esta técnica de extracción permite la conservación de los ácidos grasos.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Productos relacionados

Artículos relacionados