Cuídate

Nutrición

El cacao, “alimento de los dioses” de Mesoamérica

El cacao, “alimento de los dioses” de Mesoamérica

El árbol del cacao o cacaotero (Theobroma cacao L.) es una planta de la América tropical cuyo fruto es una baya que encierra las semillas de cacao, con las que se elabora la pasta de cacao. Cuando a esta pasta se le extrae parte de su grasa (la manteca de cacao) y se la tritura, se obtiene el cacao en polvo.

PROPIEDADES Y EFECTOS SOBRE EL ORGANISMO 

Desde antiguo, la semillas de cacao eran tan valiosas que se utilizaban como moneda de intercambio. Pero, ¿de qué beneficios estamos hablando?

Para empezar, el cacao posee un gran poder antioxidante. Esto significa que, en su composición, encontramos sustancias que nos protegen de la agresión que ejercen los radicales libres (presentes en las radiaciones, la contaminación de los coches, el tabaco, los pesticidas, etc.) sobre nuestros tejidos. La capacidad antioxidante del cacao es superior a la de otros alimentos como el té verde o los arándanos, conocidos por esta misma cualidad.

No obstante, para beneficiarnos de su efecto antioxidante es muy importante que el cacao sea crudo. Si la molienda de los granos de cacao para elaborar la pasta se realiza a temperaturas bajas (menos de 42ºC), hablamos de cacao crudo. En cambio, cuando en la producción de la pasta de cacao se alcanzan temperaturas más altas –típico del procesado convencional-, este alimento ya no resulta tan interesante pues gran parte de sus bondades han desaparecido por la acción del calor.

El cacao tiene un gran poder antioxidante, pero para beneficiarnos es muy importante que se trate de cacao crudo.

Además, el cacao es un interesante aliado en la salud cardiovascular: los flavonoides (sustancias antioxidantes presentes en nuestro alimento) promueven la vasodilatación, reduciendo o estabilizando la presión arterial. El cacao también ha demostrado mejorar la sensibilidad a la insulina y posee efectos antiinflamatorios. Por otra parte, aunque una importante fracción de sus grasas son saturadas, el cacao tiene la capacidad de mejorar el perfil lipídico, aumentando el colesterol HDL (o “colesterol bueno”) y reduciendo la oxidación del LDL (o “colesterol malo”).

Alimento prebiótico. El cacao es rico en polifenoles, que son sustancias con efecto antioxidante que alimentan a nuestras bacterias buenas y, por tanto, contribuye a una mayor salud intestinal.

Nos da sensación de bienestar. El triptófano, presente en el cacao, es un aminoácido esencial precursor de la serotonina, que es nuestra hormona de la felicidad y un neurotransmisor necesario para la producción de melatonina, hormona responsable de inducir al sueño y al descanso. De todas formas, el cacao también contiene teobromina, que es una sustancia con efecto estimulante sobre el sistema nervioso (no tanto como la cafeína), pudiendo resultar excitante para niños y personas sensibles. Para ellos, mejor no tomarlo por las noches.

CUÁL ES EL MEJOR MOMENTO DEL DÍA PARA TOMARLO

Al cacao es mejor tomarlo alejado de las comidas. ¿Por qué? Pues porque contiene unas sustancias -los oxalatos- que interfieren en la absorción intestinal de algunos minerales, como el hierro y el calcio. Y también es rico en taninos, lo que hace que el cacao justo antes, durante o después de las comidas entorpezca la absorción del hierro de los alimentos.

Es mejor tomar el cacao separado de las comidas, pues contiene sustancias que interfieren en la correcta absorción intestinal de algunos nutrientes.

CACAO VS CHOCOLATE

Las bondades del cacao no se encuentran en la mayoría del chocolate que vemos en las estanterías del supermercado. En parte esto es una mala noticia, ¿verdad? Con tanto beneficio ya estábamos saliendo todos a llenar nuestras despensas de chocolate. Lamentablemente, en el chocolate comercial casi siempre encontramos otros ingredientes -como el azúcar y la leche- que contrarrestan los efectos positivos del cacao.

El chocolate comercial es una opción menos saludable, ya que contiene otros ingredientes que contrarrestan los efectos positivos del cacao.

La buena noticia es que no es para nada imposible obtener postres saludables a partir del cacao, todo lo contrario: nuestro alimento es un ingrediente perfecto para elaborar comidas dulces, ricas y sanas. Muy pronto os daré algunas ideas para utilizar el cacao en nuestro día a día, en sus diferentes formatos -nibs, polvo y semillas, y beneficiarnos de sus valiosas propiedades.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Productos relacionados

Artículos relacionados