Cuídate

Nutrición

Mini-guía de Semillas I: chía, amapola y lino

Mini-guía de Semillas I: chía, amapola y lino

Por su alto valor nutricional, las semillas son un alimento muy completo y saludable, motivo por el cual cada vez están cobrando más importancia en el arte culinario, aportando textura, sabor y sobre todo, un alto valor nutricional a nuestros platos.

En esta miniguía te explicamos las propiedades y beneficios que las diferentes semillas tienen en nuestro organismo, además de trucos y ejemplos de cómo incorporarlas a tu día a día de la forma más fácil y natural, para llevar una alimentación sana y consciente.

Las semillas no solo dan sabor y textura a tus platos: también les aportan un alto valor nutricional que los hace más completos.

ORÍGENES Y USOS DE LAS SEMILLAS

El uso de las semillas es muy antiguo. En la Naturopatía se consideran remedios naturales curativos. Entre sus muchos beneficios, destacan principalmente en tratamientos reguladores del sistema digestivo y respiratorio, cardiovascular y hormonal. Su ingesta también ayuda a un correcto funcionamiento de nuestro sistema nervioso.

Y es que, al fin y al cabo, las semillas son pequeños granos que producen los vegetales a partir de las cuales se crea nueva vida, creando ejemplares idénticos en su especie, por lo que resultan muy interesantes a nivel nutricional.

Al consumirlas estamos incorporando a nuestro organismo fibra, vitaminas, minerales y ácidos grasos esenciales (omega 3 y 6). Nutrientes que debemos ingerir a través de la dieta, pues nuestro cuerpo no los genera por si solo y ¡son responsables de numerosas funciones para tener un óptimo estado de salud!

Pero, ¿sabías que la forma de consumirlas también afecta a sus propiedades y que a la vez esto hace que las absorbamos mejor o peor nutricionalmente hablando?

Empezaremos esta mini-guía hablando de 3 semillas: chía, lino y amapola, de las que te explicamos cómo tomarlas para que aproveches al máximo todos sus beneficios y nutrientes.

CHÍA

Semillas de chía

Esta diminuta semilla quizás sea el alimento más nutritivo del mundo. Es la fuente vegetal más rica en ácido alfa-linolénico, un ácido graso esencial conocido como Omega 3. Una deficiencia de este nutriente en nuestro organismo puede provocar alergias, malabsorción intestinal, colesterol, trastornos vasculares y digestivos…

Así, la chía resulta muy beneficiosa para regular el colesterol y el apetito, pues además contiene mucílagos, una fibra soluble que nos ayuda a saciarnos y que tiene efectos curativos del sistema respiratorio, digestivo y nervioso.

Por otro lado, las semillas de chía también contienen antioxidantes como el Selenio, que ayuda a proteger a nuestras células de los radicales libres o del envejecimiento celular, desintoxicando al organismo.

Y por si fuera poco, ¡también es energizante y antiinflamatoria!

Curiosidades: la chía tiene tres veces más Calcio que la leche de vaca, tres veces más Hierro que las espinacas y tres veces más Antioxidantes que los arándanos.

Cómo consumirlas: es necesario moler o remojar las semillas en un vaso de agua filtrada o de manantial, bebida vegetal o jugo de frutas, para que puedan aumentar de tamaño y así disfrutar al máximo de sus beneficios.

LINO DORADO Y MARRÓN

Semillas de lino

El lino es muy beneficioso para nuestra salud. Su alto contenido en fibra soluble e insoluble nos ayuda a regular el tránsito intestinal y a controlar el apetito, creando un efecto saciante, adelgazante y purificante del organismo.

También son semillas ricas en ácidos grasos esenciales, conocidos como omega 3 y 6, que forman las paredes celulares y aseguran un correcto funcionamiento del sistema neuronal e inmunológico. De este modo, al ingerir lino estamos contribuyendo a la regulación de la diabetes y del colesterol y a la mejora de la circulación sanguínea y del sistema cardiovascular.

Además contiene potentes fitoestrógenos antioxidantes, denominados lignanos, que nos ayudan a tener una correcta salud del sistema hormonal y neutralizan los estrógenos procedentes de carnes animales.

Curiosidades: es una semilla utilizada en antiguos remedios de cataplasmas naturales como protector en contra de resfriados y gripes.

Cómo consumirlas: es necesario moler o remojar las semillas en un vaso de agua filtrada o agua de manantial, bebida vegetal o jugo de frutas, para que puedan crear la textura gelatinosa llamada mucílago y así puedas disfrutar los beneficios que nos ofrecen estas maravillosas semillas.

AMAPOLA

Semillas de amapola

La amapola es una gran fuente de calcio y tiene un alto contenido en vitamina A, lo que le otorga un poder antioxidante y protector de las mucosas de nuestro cuerpo, la piel y el cabello, contribuyendo a la desintoxicación y a la mejora del sistema inmunológico.

Además, destaca su contenido en vitaminas del grupo B y fósforo, por lo que resulta muy beneficiosa para estudiantes y deportistas.

Curiosidades: esta flor que crece casi de forma salvaje, se ha utilizado durante años como planta medicinal por su conocido efecto calmante y sedante del sistema nervioso.

Cómo consumirlas: puedes introducirla a tu dieta sin la necesidad de remojar ni moler, simplemente tostándolas. De este modo resultarán más sabrosas y aromáticas. Son ideales para añadir a panes y repostería casera.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Productos relacionados

Artículos relacionados