Cuídales

Recetas para niños

Galletas veganas de avena y manzana

Galletas veganas de avena y manzana

Desde un punto de vista nutricional, la avena es uno de los cereales más completos que existe, pues contiene la gran mayoría de aminoácidos esenciales que nuestro organismo necesita, y éstos solo se obtienen a través de los alimentos.

Pero, ¿qué son los aminoácidos? Son las unidades que forman las proteínas, y éstas, a su vez, constituyen los músculos, tendones, órganos, glándulas, pelo y uñas. El crecimiento, la reparación y el mantenimiento de todas nuestras células dependen de ellos.

Pero además, la avena también aporta una gran cantidad de vitaminas, minerales, fibra y ácidos grasos esenciales, que la convierten en un alimento básico en cualquier dieta, sobre todo en la de los niños.

La Gloria Vegana nos enseña una receta fácil y deliciosa de galletas de avena blanditas, para que las puedan comer los más peques de la casa, hechas con ingredientes muy sanos y naturales, y lo más importante, sin azúcar y sin harinas refinadas.

¿Lo mejor de todo? Son aptas para todos los niños, pues no contienen gluten, lactosa, azúcar ni huevo.

¡Manos a la masa!

INGREDIENTES

  • 4 manzanas Golden
  • 100 ml de agua
  • ½ cucharadita de canela
  • 1 zanahoria rallada
  • 150 gr de copos de avena sin gluten de Sol Natural
  • 1 cucharada de germinado de lino con chía de Sol Natural
  • 1 cucharada de aceite de coco de Sol Natural

ELABORACIÓN (25 GALLETAS APROX.)

  • Para comenzar, pelamos las manzanas y las cortamos a dados.
  • Las cocemos en una cacerola junto con el agua y la canela durante 15-20 minutos. Trituramos y dejamos que temple.
  • Añadimos el resto de los ingredientes a la compota de manzana y dejamos reposar media hora.
  • Precalentamos el horno a 200°C.
  • Forramos la bandeja de horno con papel vegetal y vamos poniendo cucharadas de la masa dándoles forma de galleta.
  • Horneamos durante media hora a 200°C (calor arriba y abajo) y vigilamos porque cada horno es diferente. Verás que no llegan a estar duras en ningún momento, pero sí que tienen cierta consistencia.
  • Sacamos del horno y dejamos enfriar sobre una rejilla.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Productos relacionados

Artículos relacionados