Cuídate

Salud

Comidas navideñas: ¡no te tenemos miedo!

Comidas navideñas: ¡no te tenemos miedo!

Habitualmente, las fiestas se caracterizan por el encuentro con los seres queridos en torno a una mesa repleta excepciones y permisos dietéticos, poco saludables. Comidas muy copiosas, con ingredientes pesados, que sobrecargan a nuestros órganos y que se traducen en molestias digestivas post navidades y, posiblemente, algún kilo de más.

No hace falta renunciar a los canelones, ni tampoco a la copita de cava. No se trata de comprar productos light o 0% para que nuestro hígado no sufra las consecuencias de los excesos navideños. Estas fiestas os invito a cuidar algunos detalles que marcarán una diferencia y os ayudarán a disfrutar de las comidas en familia y a la vez a mimar a nuestro cuerpo para que no tengamos un enero cuesta arriba en términos de salud.

1. PRIORIZA ALIMENTOS DE ORIGEN VEGETAL PARA EL APERITIVO

Dando por hecho que los platos principales tendrán seguramente presencia de producto animal -mucho más difícil de digerir y que da más trabajo a nuestros órganos de eliminación, un primer paso en favor de unas comidas navideñas sin excesos es organizar aperitivos vegetarianos. Existen un montón de posibilidades deliciosas si jugamos con frutos secos, aguacate, patés vegetales, olivas, crudités… y seguro que esto te permitirá disfrutar de los principales con más apetito y ligereza.

Si optas por incorporar algún embutido, entonces intenta que sea de buena calidad y no abuses.

2. ACOMPAÑA LA COMIDA CON UNA BUENA ENSALADA DE HOJAS VERDES AMARGAS

Nuestro hígado es el órgano que se ve más exigido a la hora de gestionar las comilonas de fin de año. Existen diferentes maneras de apoyarlo para que pueda trabajar mejor. Una de ellas es incorporar espinacas, canónigos, endivias, escarola, diente de león, rúcula… que son hojas que tienen mucha afinidad por él y favorecen su labor. De hecho, los alimentos amargos en general son buenos para este órgano tan vital, como la alcachofa o los espárragos.

Una ensalada con estos ingredientes y una vinagreta que incluya limón o vinagre de manzana sin pasteurizar y una pizca de cúrcuma, serán aliados fundamentales en nuestra mesa navideña y muy fáciles de incorporar.

La clave para "sobrevivir" las comilonas navideñas está en cuidar nuestro hígado: prefiere los aperitivos vegetarianos, incorpora acompañamientos a base de alimentos amargos, fermentados y germinados, prefiere postres caseros, ve tomando infusiones digestivas durante el día y limita el consumo de alcohol.

3. PON FERMENTADOS Y GERMINADOS EN TUS PLATO

En la misma línea, los fermentados y germinados también son una manera de mejorar el perfil de nuestras comidas para que sean más fáciles de digerir y gestionar por nuestro organismo. Los germinados y fermentados contienen enzimas y bacterias que trabajan junto a nosotros para que los alimentos sienten mejor. Así, con añadir unos germinados (de lo que sea, hay montones de opciones) a nuestra ensalada de hojas verdes o incorporar unas olivas, estaremos sumando otro punto a favor de unas fiestas saludables.

4. ENDULZA TUS POSTRES CON ALIMENTOS REALES

Tomar postre no es un problema, pero los dulces - como ya sabemos - pueden ser súper insanos, llenos de azúcares y grasas malas o, en cambio, estar elaborados a partir de alimentos reales: grasas saludables como las que aportan los frutos secos o el aguacate, y endulzantes naturales como los que contienen la fruta seca o una buena miel. Intenta elaborar tus postres en casa, con ingredientes escogidos por ti y una buena receta a base de alimentos sanos, y te sentarán muchísimo mejor.

postre-navidad

5. TÓMATE UNA INFUSIÓN DIGESTIVA Y HEPÁTICA ANTES DE IR A DORMIR

Para apoyar a tus órganos en el trabajo de digestión y desintoxicación, las infusiones digestivas son un buen apoyo. Tómalas antes de ir a dormir o también puedes hacerlo a lo largo del día. Es una ayuda humilde pero muy reconfortante y efectiva. Escoge plantas como el cardo mariano, la alcachofera, el boldo, la menta o el hinojo. No será la infusión más fácil de tomar porque, como te expliqué, al hígado le gusta el amargo y estas plantas lo son. El jengibre también es una buena idea para que incorpores en tus infusiones.

6. LIMITA EL CONSUMO DE ALCOHOL Y PRIORIZA CALIDAD A CANTIDAD

Cada vez hay más productores y tiendas de vino natural o ecológico, realizados con la mínima manipulación, limpios de agrotóxicos y que, sin ninguna duda, resultan mucho menos nocivos que los vinos de producción convencional. Apuesta por este tipo de bebida, no te arrepentirás: además de estar muy buenas, son mucho más amables con nuestro cuerpo. Y, desde ya, intenta no abusar del alcohol, que esto siempre sienta mal.

Espero que te sirvan estos consejos para gozar de unas comidas de fin de año ricas y también sanas. Te deseo que disfrutes mucho de este tiempo de encuentros e ilusión. ¡Felices Fiestas y Salud!

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Productos relacionados

Artículos relacionados