Cuídate

Salud

Consejos para alimentar tu descanso

Consejos para alimentar tu descanso

En estos tiempos que corren (que corren demasiado), en que sentimos tanta urgencia por resolver, tantos lugares en donde estar, tanta información para aprender… el descanso se ha convertido en ese gran relegado de nuestros días y noches.

A este ritmo, no es raro que nos cueste conciliar el sueño, ni tampoco lo es que nos desvelemos en el medio de la noche llenos de ansiedad. Mucho menos original es que nos encontremos hechos polvo durante el día, sin mencionar que a veces hasta podemos sentirnos tristes o irritables por no descansar.

En nuestro interior se ha instalado la idea de que si frenamos perdemos el tiempo, ese tiempo que podría utilizarse para adelantar algún pendiente. Pero resulta ser que la cuestión no es tan matemática. Es más bien la calidad de ese rato la que marcará que sea útil, que lo disfrutemos, que valga la pena… o no.

Y aquí es donde os sugiero hacer pequeñas pausas mentales que, aunque sólo duren unos minutos, nos permitirán volver a la carga con toda nuestra atención y creatividad. Con presencia. Hablo de cosas humildes y que no nos “robarán” demasiado tiempo: cerrar los ojos unos minutos y sentir nuestra respiración sin más, frenar a prepararnos aquella infusión favorita o simplemente estirarnos un momento en el suelo a escuchar una canción que nos inspire o a no pensar en nada. Es un pequeño regalo, un mimo que sólo nos puede beneficiar.

CÓMO LA ALIMENTACIÓN NOS PUEDE AYUDAR A DESCANSAR

¡Pues de muchas formas! Para empezar, si somos capaces de dedicar un rato a elegir aquello que vamos a consumir, a salir a buscarlo, a prepararlo o a sentarnos a comer tranquilamente, entonces la alimentación ya nos ha hecho un lindo favor. Personalmente no encuentro mejor excusa para hacer una pausa en medio de mis actividades.

Pero hay más. Hay ya mucha evidencia acerca del estrechísimo vínculo que existe entre nuestro intestino y nuestro sistema nervioso. ¿Sabíais que alrededor del 90% de la serotonina se fabrica en el intestino? Y la serotonina no es más ni menos que nuestra “hormona de la felicidad” que, entre muchas otras cosas, nos ayuda a descansar.

Con lo cual podemos deducir que si cuidamos de nuestro intestino con una alimentación y hábitos saludables, también estaremos favoreciendo un estado de tranquilidad y bienestar.

ALIMENTOS QUE RELAJAN

Por otra parte, entre los alimentos, los hay que tienen la capacidad de relajarnos, tanto porque contienen estas sustancias químicas que desencadenan procesos fisiológicos de descanso, como porque poseen, por su propia naturaleza o por el tipo de cocción, capacidad de provocar un estado de calma.

Por ejemplo, el huevo, las semillas de calabaza, o las almendras son alimentos con un alto contenido en triptófano, una sustancia a partir de la cual fabricaremos serotonina y melatonina. La melatonina es otra de las hormonas que nos interesan especialmente, pues está directamente implicada en regular el sueño.

El pescado, que también es muy rico en triptófano, tiene además sus omegas, que son grandes amigos de nuestro cerebro. Algunas hortalizas y frutas (calabaza, tomate, plátano, piña, aguacate) también nos benefician porque tienen serotonina y varias de ellas además aportan magnesio, que facilita la relajación muscular. Entre los cereales encontramos la avena y el mijo como buenos aliados de nuestro descanso. Y la lista sigue.

DIME CÓMO COCINAS... Y TE DIRÉ COMO DESCANSAS

Otro aspecto a cuidar es el tipo de cocción que empleamos, pues esto también puede jugarnos a favor o no. Preparaciones suaves como un vapor, un salteado ligero o un hervido serán seguramente más relajantes en comparación con cocciones más agresivas, que nos pueden generar mayor tensión o digestiones más laboriosas. Evidentemente, esto variará según la época del año y según nuestra propia naturaleza.

Y es que, más allá de la bioquímica de los alimentos, existe algo más amplio y profundo que tiene que ver con el efecto que realizan en nosotros: a veces necesitamos el hierro de la carne, pero a veces necesitamos el calor del jengibre o el dulzor de la calabaza.

Hay otros temas que son también fundamentales como, por ejemplo, el horario de la cena o la actividad física. Pero supongo que ya sospecharéis qué tengo para decir al respecto, así que lo dejaremos aquí por hoy.

INFUSIÓN DIGESTIVA Y TRANQUILIZANTE

Este preparado digestivo y tranquilizante se puede tomar en cualquier momento del día.

Ingredientes

  • Melisa
  • Flor de azahar
  • Pasiflora
  • Hinojo
  • Anís verde

Preparación

A partes iguales, todo mezclado, se echa una cucharada sopera de la mezcla por cada ½ litro de agua y se pone al fuego. Cuando empieza a hervir, se apaga el fuego y se deja reposar 3 minutos. Colamos y servimos (o reservamos en un termo).

Si, además, necesitamos estar concentrados, un poco de romero en nuestra infusión nos ayudará a mantener los niveles de atención altos y la mente despejada.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Productos relacionados

Artículos relacionados