Cuídate

Salud

DIY: Almohada de trigo sarraceno y mijo

DIY: Almohada de trigo sarraceno y mijo

Suave, cómoda, confortable… Las almohadas son una pieza clave de nuestro descanso, ellas permiten que, al acostarnos, la columna vertebral quede alineada desde el comienzo de las cervicales hasta el final de la espalda.

En este artículo te ofrecemos una alternativa más natural para que fabriques con tus propias manos y en menos de una hora, una almohada de semillas con la que descansarás mucho mejor.

¿POR QUÉ UNA ALMOHADA DE SEMILLAS?

  • Se adapta perfectamente a la forma de las cervicales de cada persona ya que se comporta como la arena, pero sin apelmazarse.
  • Es perfecta para evitar algunos síntomas de insomnio como dolores de cuello, espalda y tensión muscular.
  • Evita los dolores de cabeza y las alergias.
  • Permite una mejor circulación del aire, lo que evita la sudoración excesiva: se mantiene fresca y no se calienta con el paso de las horas.
  • No retiene carga estática, por lo tanto, permite que el campo electromagnético del cerebro funcione normalmente, favoreciendo así la mejor calidad del sueño.
  • Si le añadimos hierbas aromáticas, nos ayudará a relajarnos y a conciliar y el sueño a través de la aromaterapia.

¡Manos a la Obra!

almohada-semillas-trigo-sarraceno-y-mijo

MATERIALES

  • 1 Funda de almohada de algodón orgánico (50 x 65 cm)
  • 4 Paquetes aprox. de trigo sarraceno Sol Natural (2 Kg)
  • 2 Paquetes aprox. de mijo Sol Natural (1 Kg)
  • Hilo y aguja (o máquina de coser)

Opcional:

  • Hierbas aromáticas relajantes, como la lavanda o similares.

PASO A PASO

1. Mezclamos en un bol el mijo y el trigo sarraceno. Si usas hierbas aromáticas, agrégalas también a la mezcla.

2. Preparamos la funda de almohada. Os recomendamos usar una funda de almohada de tamaño estándar individual cortada por la mitad. Si hacéis una almohada demasiado grande, necesitaríais muchísimo relleno y sería excesivamente pesada. Además, cuanto más grande sea la funda, más se esparcirán los granos y más plana será (por lo tanto, menos cómoda). Esto es algo que tenéis que valorar vosotros mismos probándola mientras la hacéis.

3. Rellenarla con la mezcla de semillas un 3/4 de la capacidad de la funda.

4. Coser el borde abierto, ¡y a descansar!

SUGERENCIAS Y RECOMENDACIONES

1. Es recomendable ventilarla periódicamente. Si lo hacemos, estas almohadas suelen tener una vida útil de unos 8 años. No atraen insectos.

2. También es recomendable ponerle una funda para no dormir sobre ella directamente.

3. Si la haces en tamaño pequeño puede ser un perfecto antifaz para relajación, ya que al colocarlo sobre los ojos, se adapta fácilmente a su contorno evitando la entrada de luz.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Productos relacionados

Artículos relacionados