Cuídate

Salud

Própolis, el mejor protector natural contra resfriados y gripes

Própolis, el mejor protector natural contra resfriados y gripes

El própolis es uno de los remedios naturales más utilizados durante el otoño y el invierno, y no sólo porque nos ayuda a aumentar las defensas, sino porque es un remedio excelente en caso de resfriado o gripe.

¿Qué es el própolis?


El própolis, o propóleo, es una sustancia resinosa que las abejas elaboran a partir de las yemas y cortezas de algunos árboles (pino, abeto, roble, sauce, abedul…), mezclada con cera, polen y secreciones salivares.

Las abejas usan esta sustancia para la construcción, reparación, aislamiento y protección de la colmena, manteniéndola así libre de bacterias, gérmenes, virus y hongos.

De ahí su nombre, que deriva del griego: pro (antes, delante) y polis (ciudad) y que significa “defensor de la ciudad”.


Su composición es bastante compleja, y varía en función de la fuente vegetal. En general podríamos decir que está compuesto por un 50-55% de resinas y bálsamos, un 30-40% cera de abejas, un 5-10% de aceites esenciales, un 5% de polen y un 5% de otros materiales orgánicos y minerales.

abejas-própolis

Usos en la historia

El própolis se ha usado en la medicina popular desde el año 300 a.C. Antes de descubrirse la penicilina, los pueblos antiguos utilizaban el propóleo como poderoso antibiótico.

Por ejemplo, los incas lo usaban para bajar la fiebre, los persas para tratar eczemas, reumatismo y mialgia, los griegos y romanos para infecciones de la piel y los egipcios para embalsamar cadáveres.

Própolis para prevenir y tratar afecciones respiratorias

El própolis es un excelente remedio natural para prevenir y combatir afecciones respiratorias, como resfriados, gripe, anginas, laringitis, faringitis, amigdalitis…

Sus propiedades se basan fundamentalmente en la presencia de flavonoides, compuestos que favorecen las defensas del organismo contra las agresiones múltiples.

Antiviral
Debido a su contenido en compuestos poli-fenólicos, el própolis ejerce efectos inhibidores frente a distintos tipos de virus, como el de la gripe.

Inmunoestimulante
Gracias a su contenido en determinados componentes, refuerza el sistema inmune, aumentando nuestras defensas, y estando así protegidos contra agresiones externas.

Antibiótico natural
Tiene un alto contenido en bioflavonoides, responsables de su acción antibiótica que ayudan a evitar infecciones del aparato respiratorio.

Antioxidante
El propóleo contiene polen, así como vitaminas C y E (antioxidantes). Además contiene polifenoles, que neutralizan los radicales libres, convirtiéndolo en un gran antioxidante.

Antiinflamatorio y analgésico
El própolis resulta muy útil para reducir los síntomas asociados al catarro; ayuda a rebajar la inflamación y calma el dolor de la garganta y de las vías respiratorias.

Consejos para tomar própolis

Para tratar afecciones respiratorias puedes tomar própolis de diferentes maneras: en formato líquido encontrarás jarabes, tinturas y extractos; en formato sólido caramelos y cápsulas.

Si lo usas en tintura:

  • Como preventivo: pon 3 gotas diluidas con agua y mézclalo con miel o jalea real, pues así potenciarás su acción.
  • Para tratar afecciones respiratorias: diluye 12 gotas en medio vaso de agua tibia, haz gárgaras y bebe el último sorbo (dos veces al día).

Precauciones

  • El própolis debe tomarse durante períodos cortos y no continuados, pues un uso prolongado podría causar distintos trastornos gastrointestinales.
  • Algunas personas pueden presentar alergias al própolis. Es recomendable probar con una pequeña dosis para observar la reacción del cuerpo.
  • El uso del propóleo durante el embarazo y la lactancia debe seguirse exclusivamente por prescripción médica, pues no hay resultados concluyentes sobre sus posibles contraindicaciones.
  • Se desaconseja su uso si se padece asma alérgico, pues podría empeorar y agravar los síntomas.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Productos relacionados

Artículos relacionados