Cuídales

Nutrición Infantil

Endulza sus comidas con alimentos de verdad

Endulza sus comidas con alimentos de verdad

El azúcar es un producto barato y adictivo que la industria ha conseguido colar en la mayoría de los alimentos que compramos. ¿Sabíais que aproximadamente el 75% del azúcar que consumimos se encuentra escondido en productos procesados, de los cuales algunos ni siquiera saben dulce?

El consumo indiscriminado que hemos hecho de este veneno blanco nos ha traído una buena parte de los problemas metabólicos que hoy padecen jóvenes y adultos. Las estadísticas que tenemos en nuestro país de sobrepeso y obesidad infantil no son para nada alentadoras y, sin ninguna duda, algo tendremos que hacer al respecto.

A los niños les encanta el sabor dulce y esto no tiene nada de malo, si sabemos escoger los alimentos que les ofrecemos. Cuando les damos alimentos procesados y ricos en azúcar, se genera una respuesta metabólica que no es para nada interesante a corto, mediano o largo plazo.

A los niños les encanta el sabor dulce y esto no tiene nada de malo, si sabemos escoger los alimentos que les ofrecemos.

Además de alterar sus sistemas nerviosos y generarles ansiedad por consumir más azúcar, los niños se acostumbran a sabores demasiado estimulantes y ya no pueden apreciar el gusto dulce natural de los alimentos. Esto, además de otros inconvenientes graves como las caries, sobrepeso, hígado graso, problemas cardiovasculares, vinculados al consumo excesivo de azúcar.

¿CUÁLES SON LOS MEJORES ENDULZANTES PARA LAS COMIDAS DE LOS NIÑOS? 

Cuando queremos endulzar algún alimento o receta, podemos buscar alternativas más naturales y saludables al azúcar blanco. En general, conviene optar por endulzantes que van acompañados de otras sustancias como antioxidantes, fibra, vitaminas, minerales.

En general, conviene optar por endulzantes que van acompañados de otras sustancias como antioxidantes, fibra, vitaminas, minerales.

El azúcar blanco está vacío de cualquier nutriente y, peor aún, es un producto que desnutre. En cambio, los alimentos que siempre serán una buena opción cuando queremos endulzar nuestros platos son la fruta fresca, el coco rallado, las frutas secas (dátiles, pasas de uva, orejones, ciruelas, higos), la algarroba y algunas especias como la canela, la vainilla o el regaliz. Además de ser alimentos de verdad, es decir, que los consumimos tal cual los ofrece la naturaleza, aportan un dulzor más suave que permite disfrutar del sabor de la comida. Y, por supuesto, son mucho más nutritivos.

También está todo el grupo de los endulzantes naturales, como la miel cruda, el azúcar de panela, el azúcar de coco, el jarabe de arce o el sirope de agave crudo. Todos estos endulzantes aportan azúcares de rápida acción y por tanto deben tomarse de forma moderada.

Canela ecológica endulzante natural niños

LA CANELA, ALIADA DELICIOSA DE LA SALUD INFANTIL 

La canela es, de lejos, uno de los endulzantes más interesantes para incorporar en nuestras recetas. Además de aportar un sabor delicioso y particular, tiene numerosas propiedades terapéuticas, entre ellas la de controlar los niveles de azúcar en sangre. Es decir, no sólo no eleva el azúcar en sangre sino que es hipoglucemiante.

Además, por su naturaleza caliente, es una especia que ayuda a encender el fuego del estómago y a digerir mejor los alimentos. Por ejemplo, la canela es una gran compañera de la fruta fresca, que a algunas personas les cuesta un poco más digerir. De hecho, según la Medicina Tradicional China, es un buen remedio para cualquier síntoma de frío.

También, nuestra especia es muy interesante por su actividad antioxidante, ya que concentra muchos compuestos fenólicos. Y, por si fuera poco, se trata de un alimento con capacidad para combatir y frenar las infecciones del tracto genitourinario.

Cuando nos acostumbramos a incorporar la canela en nuestras recetas dulces, además de aportarles un sabor delicioso naturalmente, estamos regalándole a nuestro cuerpo salud y bienestar.

A los niños suele encantarles esta especia llena de beneficios y que combina tan bien diferentes comidas: espolvoreada sobre la fruta cocida, el pudding de chía, las cremas de cereales, los batidos, la granola...

Si os animáis a reemplazar el azúcar industrial por alimentos de verdad en vuestras recetas, os aseguro que estaréis dando un gran paso hacia una vida más sana.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Productos relacionados

Artículos relacionados