Cuídales

Nutrición Infantil

Por qué limitar el gluten en dietas infantiles: alternativas dulces

Por qué limitar el gluten en dietas infantiles: alternativas dulces

MEJOR MENOS GLUTEN

No es sólo una moda, al gluten es mejor limitarlo. Sin pretender entrar en detalles, se trata de una sustancia presente en algunos cereales (principalmente en el trigo), que daña las paredes del intestino (generando permeabilidad intestinal) y produce inflamación. Esto tiene una serie de consecuencias bastante amplia en términos de salud a mediano y largo plazo que, en gran parte, dependerá de la dosis. No será lo mismo tomar gluten cada día, que tomarlo de tanto en tanto. Y los problemas asociados al consumo excesivo son un sistema inmunitario menos resolutivo y más débil, una mayor predisposición a generar grasa abdominal y a padecer problemas de tipo metabólico (diabetes, colesterol), entre varios otros.

Un consumo excesivo de gluten puede debilitar nuestro sistema inmuntario y conllevar problemas metabólicos como diabetes.

Hace unos meses se abrió -una vez más- el debate acerca de los alimentos sin gluten y se llegó a decir que llevar una dieta libre de gluten era peligroso si no eras celíaco. Esto es falso y aquellas afirmaciones estaban basadas en un estudio que comparaba la dieta con gluten con la dieta industrial sin gluten. Es decir, una dieta con ultraprocesados de supermercado que se venden en la sección sin gluten y que suelen tener un montón de otros ingredientes insanos (cantidades de azúcar, grasas de pésima calidad) que -ellos sí- son peligrosos para la salud, pero no por el hecho de no llevar gluten. De aquí la confusión.

Comer sin gluten no representa un riesgo para la salud, siempre que se elijan productos elaborados con ingredientes de calidad.

AUNQUE NO ES TAN FÁCIL...

Pero no es tan fácil reducir su consumo: el gluten está presente en muchos de los alimentos que solemos tomar y, sobre todo, en aquellos que corresponden a las horas del desayuno y la merienda. Como vimos, recurrir a la sección sin gluten, tampoco es garantía de que el alimento sea saludable (¡mirad las etiquetas por favor!).

Tener alternativas siempre es bueno, para intercalar con un bocadillo o unas tostadas de buen pan (pero con gluten) o con una pieza de frutas y un puñado de frutos secos (mis favoritos). A continuación, os presento una receta, apta para la hora del patio, para que ofrezcáis a vuestros niños un desayuno sin gluten y delicioso. Esta receta sana y muy simple de elaborar, nada tiene que ver con los productos ultraprocesados etiquetados sin gluten que tanto daño nos hacen.

BLINIS DE PLÁTANO Y CANELA: UN ALMUERZO DULCE Y SIN GLUTEN

Blinis infantiles sin gluten

Los blinis son parecidos a los pancakes pero más pequeños y se pueden rellenar o comer solos. Estos pequeños bocaditos son tradicionales de la cocina eslava.

En 15 minutos habréis preparado un almuerzo fácil de transportar y nutritivo que, además, se puede reservar en la nevera un par de días si no os acabáis todo antes. Y perdón que insista, pero esto es importante: entrar en la cocina no sólo es ofrecerles a nuestros peques una mejor alimentación, sino también es transmitirles el mensaje de que la comida es un aspecto de la vida que merece nuestro tiempo y nuestro cariño.

Ingredientes

(para unos 26 blinis, parece mucho, ¡pero se van rápido!):

  • 1 taza de avena sin gluten
  • ¾ tazas de bebida vegetal baja en azúcares
  • 1 plátano maduro mediano o 2 pequeños
  • 1 huevo
  • Canela al gusto

Elaboración

  1. Calentar una sartén a fuego medio con un poquito de aceite de coco
  2. Triturar los ingredientes en una batidora hasta que quede todo bien integrado en una masa semilíquida
  3. Verter una cucharada de masa en la sartén para formar un blini de unos 5 cm de diámetro, y hacer tantos como quepan en la sartén. Dejar que la masa se hinche un poquito con el calor y darles la vuelta.
  4. Retirar del fuego y dejar que se enfríen
  5. Repetir el procedimiento hasta que se acabe la masa

Otras ideas

Esta receta es interesante desde que son muy chiquititos y puede reversionarse de mil maneras:

  • Sin canela y con cacao
  • Sin plátano y relleno de un poquito de miel cruda o algún ingrediente salado
  • También se pueden hacer blinis verdes, si en lugar del plátano ponemos unas espinacas
  • O untados con crema de cacao casera elaborada con aguacate, cacao y algún endulzante...

¡La imaginación al poder!

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Productos relacionados

Artículos relacionados