Cuídales

Nutrición Infantil

Todo lo que necesitas saber sobre las Bebidas Vegetales

Todo lo que necesitas saber sobre las Bebidas Vegetales

En los últimos años el mercado de las bebidas vegetales se ha instalado dentro del mundo de la alimentación saludable y se ha diversificado muchísimo. Como suele suceder cuando tenemos muchas opciones, surgen las dudas: ¿Son todas igualmente saludables? ¿Resultan un buen sustituto de la leche de vaca de toda la vida? ¿Son mejores las enriquecida en calcio?...

Vamos a resolver algunos de estas cuestiones que suelen confundirnos:

¿LAS BEBIDAS VEGETALES SON LECHE?

Lo primero que debemos entender cuando hablamos de bebidas vegetales es que, desde el punto de vista nutricional, éstas no son un sustituto de la leche.

Durante mucho tiempo a estas bebidas vegetales se las ha llamado leche, quizás porque nos recuerdan al alimento animal o por su color, pero estrictamente sólo es leche lo que sale de la teta de un mamífero.

Este año el Tribunal Superior de Justicia de la Unión Europea ha dictaminado que sólo pueden etiquetarse como leche, queso o nata, aquellos productos lácteos de origen animal y no los sucedáneos vegetales (como pueden ser nuestras bebidas de avena, arroz, soja o almendra). Con esto se acaba una confusión desafortunada, pues es mucha la gente que reemplazaba la leche de vaca por “leche” de arroz, convencida de que estaba aportando los mismos nutrientes, pero de origen vegetal.

La realidad es que, más allá de sus desventajas, la leche animal es muy densa nutricionalmente, mientras que las bebidas vegetales no lo son.

PROPIEDADES IMPORTANTES Y RECOMENDACIONES

A mí las bebidas vegetales me encantan para preparar mi pudín de chía, el bol de avena de mis niños, una leche dorada o incluso en la crema de verduras. Y, de hecho, creo que son una opción saludable en la cocina, siempre que tengamos en cuenta algunas cuestiones a la hora de escogerlas. Veamos.

avena

LA MATERIA PRIMA

No será lo mismo tomar una bebida obtenida a partir de sésamo que de arroz, pues estamos hablando de materias primas muy diferentes. Si lo que queremos es un aporte de calcio, priorizaremos las bebidas de almendras o sésamo; si, en cambio, lo que queremos es dulzor natural y combatir el colesterol, optaremos por las de avena. Si queremos proteínas, están las de soja o cáñamo; si buscamos grasas de buena calidad, las de coco.

Las materias primas de las bebidas vegetales son muy diferentes, y tendremos que elegirlas según lo que queremos priorizar.

Dicho esto, toca matizar. Las bebidas vegetales están compuestas por una gran mayoría de agua y alrededor de un 10 o 15% -en el mejor de los casos- de avena, almendra, soja, etc. (Hay un sinfín de posibilidades disponibles hoy en día). Esto significa que, a nivel nutricional, no son un alimento denso y, por tanto, no debemos creer que estamos haciendo un aporte demasiado importante de nutrientes.

Así, en relación al tema de la materia prima, además de escoger aquella que lleve el cereal, fruta, semilla o legumbre que nos interese, preferiremos la bebida que contenga el máximo porcentaje de este alimento original en su contenido total. Si es de cultivo ecológico, será mucho más conveniente para la salud.

BEBIDAS VEGETALES ENRIQUECIDAS

Existen opciones de bebidas vegetales enriquecidas en algunos micronutrientes que la leche de vaca tiene naturalmente, como calcio, vitamina D, vitamina B12.

En relación al calcio, así como el consumo de leche no es necesario para cubrir los depósitos de este mineral, tampoco lo es el consumo de bebidas enriquecidas. Si hay una alimentación variada, basada en alimentos reales, no debería haber carencias de este mineral.

En el caso de los niños, no obstante, suele surgir la inquietud del suficiente aporte de calcio, porque no nos resulta tan fácil que coman vegetales o alimentos ricos en este mineral. En ese caso, una bebida vegetal enriquecida puede darnos esa tranquilidad, mientras continuamos ofreciéndoles alimentos que naturalmente llevan calcio. En todo caso, lo que debemos vigilar si optamos por una bebida vegetal enriquecida, es que sea de un calcio procedente de alguna alga, así el intestino lo absorberá mejor.

CONTENIDO EN AZÚCARES

Otro tema clave a la hora de escoger nuestra bebida vegetal es considerar su contenido en azúcares simples. Estos azúcares pueden provenir del propio alimento (por ejemplo, el arroz o la avena son naturalmente más ricos en azúcares simples que las avellanas o el sésamo) o - ¡socorro! - pueden ser azúcares añadidos.

Como ya hemos hablado en más de una oportunidad, los productos con alto contenido en azúcar producen unos cuantos efectos negativos en nuestro organismo, por lo que es mejor evitarlos.

Para simplificar la tarea, lo que siempre recomiendo es mirar la etiqueta. En la sección de “información nutricional”, donde dice “de los cuales azúcaresmi tope es 5 o 6 gr/100 ml. Más de eso es demasiado. Si en la sección de “ingredientes” vemos algún sinónimo de azúcar (hay miles, por desgracia) antes del nombre de la materia prima a partir de la cual está elaborada nuestra bebida vegetal, eso significa que en el líquido hay más azúcar que arroz o avena o soja y, por tanto, está lejos de ser un producto interesante.

También, a la hora de comprar una bebida vegetal, deberíamos evitar que tenga aceite de girasol, que es un ingrediente que algunas marcas utilizan para hacerlas más estables y más agradables al paladar, pero que no es para nada interesante en este contexto.

La mayoría de nuestras inquietudes acerca de las bebidas vegetales podemos resolverlas con un acto muy simple: mirando las etiquetas.

Mirar las etiquetas en las bebidas vegetales, como también con cualquier producto alimenticio es, sin duda, un hábito que deberíamos incorporar al realizar la compra si queremos tomar las riendas de nuestra alimentación y optar por un modo de vida saludable y responsable.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Productos relacionados

Artículos relacionados