Cuídate

Nutrición

3 claves para hacer una Mona de Pascua saludable

3 claves para hacer una Mona de Pascua saludable

La mona de Pascua forma parte de la tradición de aquí y es el regalo que ofrecen los padrinos y madrinas a sus ahijados y ahijadas para el día de Pascua. Simboliza el final del período de abstinencia de la Cuaresma cristiana. Lo que era una costumbre basada en creencias religiosas, es hoy una práctica muy popular y menos vinculada al credo.

La mona de Pascua suele comprarse en pastelerías y, por lo general, es un tipo de producto bastante poco saludable, elaborado a partir de ingredientes baratos como harinas refinadas, azúcares y grasas de baja calidad. Como sucede con otras fiestas que nos reúnen en torno a la mesa, el día de la mona, la salud queda aparcada, como si ésta fuera incompatible con una comida familiar.

………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: RECETA DE MONA DE PASCUA HEALTHY

………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

RECETAS DULCES SANAS: LAS 3 REGLAS

Hoy quisiera daros mis 3 reglas básicas a la hora de preparar un pastel o cualquier receta dulce para compartir (unas galletas, por ejemplo). Es una manera fácil de conseguir que nuestro pequeño capricho no estropee nuestra salud. Se trata de escoger los ingredientes con unos criterios concretos que paso a explicaros.

1ª REGLA: USAD HARINAS INTEGRALES Y MEJOR SI SON ECOLÓGICAS

Las harinas son la base de casi cualquier galleta o pastel. Como sucede con muchos ingredientes, éstas pueden ser alimentos más o menos interesantes. En nuestras recetas intentaremos priorizar las harinas integrales, es decir, aquellas que tienen todos los componentes del cereal y no las que son blancas o refinadas. A estas últimas se les ha extraído la cascarilla y germen del cereal, que es justamente en donde se encuentra su poder nutricional. Las harinas refinadas, además de aportar calorías vacías, son dañinas para el intestino y significan un aumento de la glucosa en sangre más abrupto.

Las harinas integrales son más nutritivas y digestivas. Eso sí, asegúrate de que sean ecológicas para evitar los tóxicos que se depositan en la cascarilla del cereal.

Aquí, que sean ecológicas también es un aspecto bastante clave, ya que los residuos de la agricultura convencional se depositan principalmente en la cascarilla de nuestros cereales y, por tanto, una harina integral proveniente de este tipo de producción tendrá agrotóxicos. Si es de producción ecológica, entonces tenemos la garantía de que estas sustancias no se encuentran en nuestro ingrediente.

2ª REGLA: ENDULZAD CON ALIMENTOS NATURALMENTE DULCES

Este es un tema en el que vamos perdidísimos. Existe una variedad tan amplia de ingredientes endulzantes que ya no sabemos por dónde tirar. Mi recomendación es que, siempre que la receta lo permita, intentemos endulzar con fruta fresca (plátano, compota de manzana, ¡remolacha!) o seca (dátiles, pasas de uva, orejones). Las especias dulces, como la canela o la vainilla, son igualmente una gran alternativa. Luego, en el universo de los endulzantes procesados, hay un gran abanico de posibilidades pero todos son menos interesantes que cualquiera de los alimentos naturalmente dulces.

Los mejores ingredientes para endulzar son los más naturales: ¡fruta fresca y fruta seca!

3ª REGLA: SÍ O SÍ, ACEITE DE OLIVA O DE COCO (VÍRGENES, SIEMPRE)

Las grasas, también, pueden ser buenísimas o malísimas. Existen muchas grasas vegetales saludables, pero pocas que toleren bien un horno, y aquí está el gran secreto. Un aceite de lino o de girasol puede ser sumamente interesante si está extraído de manera respetuosa y por procedimientos mecánicos, pero no es en absoluto una buena alternativa si queremos aplicar calor a la receta. Son grasas que sólo deben usarse en frío (por ejemplo, para aliñar una ensalada o en una receta raw) pues se oxidan fácilmente.

Nosotros elegiremos para nuestras recetas dulces, el aceite de coco y de oliva porque, aunque son grasas vegetales, resisten perfectamente el calor del horno, sin oxidarse. Esto tiene que ver con la cantidad de saturaciones. Cuanto más saturada es una grasa, menos lábil es.

Si vas a hornear, elige siempre aceite de oliva o de coco, pues son los aceites que mejor resisten el calor.

Casi todas las recetas son “versionables” hacia este tipo de ingredientes. Pero si no os animáis a hacer pruebas, existen un montón (cada vez más) de recetas en internet de bloggers que han apostado por la repostería saludable.

En esta Pascua os animo a que deis el paso y ofrezcáis a vuestros ahijados y ahijadas una mona diferente, hecha con ingredientes de buena calidad, casera, y seguramente deliciosa. Se trata de un gesto de amor que, además, significará un gran paso hacia una alimentación más sana.

Kit Mona Healthy

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Productos relacionados

Artículos relacionados