Cuídate

Nutrición

3 desayunos simples y deliciosos con tahín

3 desayunos simples y deliciosos con tahín

Después del ayuno nocturno, el desayuno es el encargado de poner en marcha nuestro metabolismo. Y, también, de aportarnos una energía que sea lo más estable posible, que nos permita rendir sin altibajos y que nos deje llegar a la siguiente comida de forma controlada.

Aquella costumbre de desayunar alimentos ricos en azúcares simples –¡harinas! - debería ser reemplazada por una fórmula más compleja, que priorice alimentos con una buena proporción de grasas y proteínas. ¿Por qué? Por varios motivos, entre ellos, que estos macronutrientes tienen un poder de saciar mucho más duradero, evitando picos glucémicos y la consiguiente necesidad de tomar algo a cada rato, y porque tienen mayor capacidad para activar nuestro metabolismo.

Nuestros desayunos deberían dejar de lado los azúcares simples, como las harinas, y priorizar alimentos con una buena proporción de grasas y proteínas.

………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: 5 desayunos y meriendas con tortitas

………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

EL TAHÍN: UN GRAN ALIADO PARA LOS DESAYUNOS

Existen un montón de alimentos ricos en proteínas y grasas de buena calidad que son una excelente alternativa para empezar el día. Entre ellos tenemos los frutos secos, las semillas, los huevos, el aguacate, el aceite de oliva virgen, la olivada, algún lácteo fermentado como el queso o el yogur, etcétera.

Las pastas de semillas o de frutos secos son fantásticas opciones porque reemplazan a cualquier queso o mantequilla untable y son mucho más saludables.

El tahín es una pasta que tiene un único ingrediente: el sésamo. Esta semilla de color amarronado tiene una composición muy conveniente de grasas, proteínas y es muy rica en vitaminas y minerales. Alrededor de un 50% son ácidos grasos poliinsaturados y 20% son proteínas de alto valor biológico, con una gran presencia de triptófano, que es un precursor de la melatonina y de la serotonina y un buen regulador del sistema nervioso. Es uno de los alimentos vegetales más ricos en Calcio y también tiene cantidades generosas de magnesio y antioxidantes.

Desayunos con tahini

Hay dos tipos de tahín: el blanco y el tostado.

El tahín blanco está elaborado a partir de semillas crudas, sin tostar y descascarilladas. Tiene mayores propiedades antioxidantes ya que no han sido tostadas, pero menor contenido de calcio (parte de éste desaparece con la cascarilla). El sabor del tahín blanco es más suave y la textura más cremosa.

El tahín tostado está elaborado a partir de semillas de sésamo integrales y tostadas y, por tanto, contiene menos antioxidantes pero mucho más calcio. El sabor es más intenso y su textura menos suave.

El tahín tiene grandes beneficios nutricionales, y lo mejor de todo es que son altamente disponibles debido a que las semillas están molidas.

3 IDEAS PARA COMENZAR EL DÍA

Hay montones de maneras de añadir tahín a tu desayuno. Te cuento estas 3 que a mí me encantan.

Plátano cortado al medio untado con tahín y frutos secos picados por encima. Este desayuno que se prepara en tres minutos te sorprenderá al ver cuánto tiempo aguantas sin volver a comer. Sucede que, además del tahín, el plátano y los frutos secos también aportan una buena cantidad de grasas y aminoácidos. Con coco rallado por encima también queda delicioso.


Tostada de pan untada con tahín y zanahoria rallada por encima. Elige un pan de buena calidad, úntalo con tahín y ralla zanahoria por encima. La combinación del tahín, que es más bien áspera y enganchosa, con la zanahoria rallada, fresca y jugosa, es espectacular.


Crepe de trigo sarraceno (ver aquí la receta) con hummus de garbanzos y tahín. Para aquellos que prefieren comenzar con un desayuno salado. A mí me encanta ponerle unas semillas de calabaza por encima. Sin duda, una forma muy adecuada de comenzar el día.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Productos relacionados

Artículos relacionados