Cuídate

Nutrición

Consejos para preparar la ensalada perfecta (y más healthy)

Consejos para preparar la ensalada perfecta (y más healthy)

Nunca me cansaré de decir que en nuestra alimentación deben predominar los vegetales. Se trata del grupo de alimentos con la más alta densidad nutricional, es decir, el que tiene la mayor cantidad de nutrientes por caloría. Ellos nos aportan un sinfín de vitaminas, minerales, antioxidantes, enzimas y también son el mejor alimento para nuestras bacterias... además de dar mucho sabor y color a nuestros platos.

Existen abundantes maneras de prepararlos y seguramente escogeremos una u otra en función de la estación del año. En invierno apetecen más las preparaciones de cuchara y preferiremos las cremas o los purés; y en menor medida los crudos, que podrían enfriarnos aún más. En cambio, ahora en verano, es al revés: nos tientan más los vegetales sin cocinar, crujientes, frescos, en forma de ensalada, por ejemplo.

BENEFICIOS DE COMER CRUDO

Las ensaladas y, en general, los vegetales crudos, son especialmente interesantes desde el punto de vista nutricional por varios motivos. Principalmente porque, al no haber sido sometidos al calor de una cocción, conservan mejor sus propiedades: sus vitaminas, antioxidantes, minerales, enzimas, quedan prácticamente intactos y, por tanto, son altamente nutritivos. Además, se trata de alimentos que conservan toda su energía vital, un atributo que también agradecerán nuestras células.

Las ensaladas son platos muy nutritivos, pues al no someter al calor sus ingredientes, conservan prácticamente intactos todos sus nutrientes.

LA MEJOR MANERA DE TOMAR NUESTRAS ENSALADAS

Cuantos más colores consigamos en nuestra ensalada, más antioxidantes tendrá. Los pigmentos de los vegetales tienen diferentes propiedades según la tonalidad. Por ejemplo, los de color naranja nos dan betacarotenos, muy interesantes para el cuidado de la piel y mucosas. Es por esto que, un primer criterio que utilizaremos a la hora de preparar nuestro plato de crudos será conseguir muchos colores.

Luego es muy importante vigilar con qué los acompañaremos. Aquí tenemos la oportunidad de añadir aún más nutrición a nuestro colorido plato o, todo lo contrario. Así que ojo.

Añade vegetales de diferentes colores en tu ensalada: tu plato tendrá más antioxidantes.

Olvidémonos, en la medida de lo posible, de aliños tipo el vinagre de Módena, que suele llevar grandes cantidades de azúcar y no nos interesa para nada. Y también procuremos dejar de lado los aceites vegetales refinados que, por el tratamiento que han recibido durante la producción, son muy dañinos para la salud. En cambio, vale mucho la pena jugar con aceites vegetales de buena calidad que sólo pueden utilizarse en frío (porque si se calientan se estropean), como los de semillas de girasol, lino o sésamo, y colar en nuestro plato una buena cuota de omegas.

A la hora de acompañar tus ensaladas, elegir aceites vegetales de primera presión en frío te proporcionará un alto contenido en omegas.

"VINAGRETA" INFALIBLE DE HIERBAS AROMÁTICAS

Si nos preparamos un plato de crudités (bastoncitos crudos de zanahoria, apio y pimiento, por ejemplo), una buena manera de acompañarlo es con un hummus casero, hecho con garbanzos cocidos, tahina o unas gotas de aceite de sésamo, aceite de oliva y limón.

Si, en cambio, nos preparamos una ensalada, lo más rico y sano es preparar una vinagreta con aliños de calidad, como la vinagreta (sin vinagre) de hierbas aromáticas que os presento a continuación.

Ingredientes

  • 100 ml de aceite de oliva virgen
  • 1 cs de zumo de limón
  • un manojo de albahaca picada (se puede picar con el cuchillo)
  • 1 pizca de sal marina sin refinar

Elaboración

La preparación es como la de cualquier vinagreta: sólo hay que mezclar los ingredientes y reservar en un bote de cristal.

Esta “vinagreta”, que siempre triunfa, tiene tantas variantes como se desee: reemplazando albahaca por otra hierba aromática o utilizando otros aceites vegetales de calidad. A mí me gusta mucho la versión con cilantro y aceite de girasol, por ejemplo. Como siempre en la cocina, la imaginación al poder.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Productos relacionados

Artículos relacionados