Hoy se celebra el Día Internacional de la Mujer, un día en el que se ensalza el papel de la mujer corriente y su lucha por su participación en una sociedad igualitaria.

Es un día de celebración, por todos los avances y logros conseguidos, pero también un día de reflexión en torno a lo que aún nos queda por conseguir y cambiar, sobre todo en lo que se refiere a violencia machista.

HEMOS CAMBIADO MUCHO, PERO NO LO SUFICIENTE

Tras años de reivindicaciones y lucha por parte de las generaciones de mujeres feministas, podemos decir que la igualdad entre mujeres y hombres ha avanzado. Sobre todo si pensamos en cómo era la sociedad española hace solo 50 años.

Para refrescar la memoria, aquí van algunos datos: hasta 1975 estuvo vigente la Licencia Marital, por la que las mujeres necesitaban la autorización de su marido para poder realizar actos y contratos, como abrir una cuenta en el banco, cobrar un salario o sacarse el carnet de conducir. La legalización de las píldoras anticonceptivas ocurrió en 1978, el divorcio no llegó hasta 1981, y la primera ley que despenalizaba el aborto fue aprobada en 1985.

Pero a pesar de todos estos logros, lo cierto es que todavía existen varios aspectos que nos recuerdan que aún queda mucho camino por recorrer para alcanzar la igualdad de género, como es el caso de las alarmantes cifras de la violencia machista.

ALGUNOS DATOS

Para hacernos una idea del grave problema al que nos enfrentamos, aquí van algunos datos:

  • 1 de cada 3 mujeres sufre violencia física o sexual en el mundo, principalmente a manos de un compañero sentimental (1). En el caso de España, las cifras son 1 de cada 10 mujeres (2).
  • Hasta el 50% de las agresiones sexuales se cometen contra niñas menores de 16 años (3).
  • Globalmente, 603 millones de mujeres viven en países donde la violencia doméstica no se considera un delito (3).
  • Hasta el 70% de las mujeres de todo el mundo aseguran haber sufrido una experiencia física o sexual violenta en algún momento de su vida (3).

IGUALDAD PARA AVANZAR

Aunque durante la jornada de hoy se celebran actos en distintos países del mundo que promueven la igualdad, la justicia, la paz y el desarrollo, cada uno de nosotros deberíamos ser conscientes no sólo hoy, sino todos los días del año, del papel indispensable que ejercen las mujeres en la sociedad.

Naciones Unidas afirma que el nivel de desarrollo de los países está relacionado con la participación de las mujeres en los ámbitos sociales, económicos y políticos.

Pero la realidad es que es algo difícil de lograr, sobre todo porque vivimos en una sociedad patriarcal, lo que conlleva una educación diferencial según el genero, y esto suele ser el origen de los estereotipos y roles de género.

Si se eliminan los roles, acabamos con la discriminación y empezamos a dialogar de tú a tú, no habrá lugar para una violencia basada en la dominación de los hombres sobre las mujeres.

EMPODERAMIENTO DE LA MUJER SUPERVIVIENTE

Una vez que una mujer superviviente ha logrado desentenderse de su agresor, le espera un profundo camino todavía por recorrer: volver a ser feliz, poder tener una vida digna, sentirse bien con ella misma, y en caso de que existan, poder educar y alimentar a sus hijos. Una tarea nada fácil y muchas veces olvidada por gran parte de la sociedad.

Afortunadamente, existen organizaciones como la ONG House To Grow, que permite ayudar a al colectivo de mujeres víctimas de violencia de género a emprender una vida feliz.

Para ello, House To Grow ha organizado un fin de semana de Desarrollo Personal Solidario, en el que se ofrecen herramientas para potenciar el propio desarrollo personal, con talleres vivenciales que ayudan a conocerse mejor y tomar decisiones con éxito.

Este taller, que tiene un precio simbólico, donará su recaudación a mujeres supervivientes de violencia machista, y en colaboración con la Fundación Ana Bella, concederá becas a mujeres víctimas de violencia de género.

Desde Sol Natural hemos querido colaborar con este proyecto becando a 4 mujeres supervivientes, que tendrán acceso a un programa educativo transformacional compuesto de diferentes talleres experienciales grupales y un proceso de coaching individual, que les permitirá trabajar:

La parte cognitiva

Para lograr la eliminación de creencias limitantes.

La parte física

Expertos en imagen les enseñarán cómo verse bien para sentirse mejor. En la mayoría de los casos, estas mujeres abandonan su aspecto y dejan de cuidarse, lo que baja su autoestima e impacta directamente en su salud emocional.

La parte espiritual

Encontrar los valores personales y su propósito vital para dar sentido a esta transformación.

La Inteligencia Emocional

Para dotarlas de herramientas en la gestión de sus emociones que las empoderen.

De este modo, lograremos que las mujeres maltratadas se transformen de víctimas a mujeres Supervivientes y Empoderadas que actúen como Agentes de Cambio Social.

Si quieres saber más sobre el evento solidario de desarrollo personal, haz clic aquí.

Si quieres conocer más acerca de la ONG House To Grow, puedes seguirles en Facebook, o visitando su página web: www.housetogrow.org

Y aquí podrás encontrar toda la información sobre la Fundación Ana Bella.

Fuentes:

(1) Organización Mundial de la Salud, Departamento de Salud Reproductiva e Investigación, Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, Consejo Sudafricano de Investigaciones Médicas (2013). Global and regional estimates of violence against women: prevalence and health effects of intimate partner violence and non-partner sexual violence.

(2) Macroencuesta Ministerio SSSI 2011.

(3) http://www.un.org/es/events/womensday/2013/

Guardar

Guardar

Guardar