Claves de alimentación para combatir la alergia primaveral
Cuídate

Salud

3 pasos dietéticos para combatir las alergias primaverales

3 pasos dietéticos para combatir las alergias primaverales

Las alergias son una especie de lado B de la primavera. Todos estamos contentos porque, por fin, llega el buen tiempo y todo nuestro entorno se llena de vida y colores… la primavera nos da un montón de alegrías, pero también puede provocarnos malestares estacionales que, aunque pasajeros, resultan muy incómodos.

Las alergias son una respuesta exagerada de nuestro sistema inmunitario a determinadas sustancias, por ejemplo, polen, ácaros, entre otros.

Antes eran pocas las personas que padecían cuadros alérgicos durante la época de la primavera, mientras que ahora es algo muy común. Esto tiene que ver con que nuestros órganos de eliminación tienen mucho trabajo y con que nuestro sistema inmunitario se encuentra debilitado. Acompañarlos y tonificarlos será nuestra estrategia para prevenir los picores de ojos, estornudos y exceso de mocos molestos.

Si ya sabemos que somos propensos, comenzar con estos 3 pasos nutricionales un tiempo antes de que lleguen las alergias primaverales, marcará una diferencia, sin ninguna duda.

LIMPIA

Alimentación limpiar hígado

Nuestros órganos emuntorios -o de limpieza- son los grandes protagonistas en esta época del año. En primavera, se da una especie de “reset” en que el organismo aprovecha para depurarse de los residuos acumulados durante la estación anterior. El órgano que sin dudas merece un cuidado especial es el hígado, ya que es nuestro gran órgano transformador de tóxicos. Ayudarlo a realizar sus tareas es nuestro primer paso para librarnos de las alergias primaverales.

A nivel de alimentación, lo que conviene es potenciar una alimentación “limpia”, sin tanto producto animal y muy abundante en vegetales, principalmente de color verde, porque son ricos en clorofila, una sustancia con gran capacidad para desintoxicar. Además, al hígado le encantan las hojas verdes amargas (rúcula, escarola, diente de león, canónigos, etcétera), el limón, la cúrcuma y las coles, pues son alimentos que lo tonifican y lo ayudan a trabajar. Algunas plantas como el boldo, en forma de infusión, también son un gran apoyo hepático.

Además de cuidar nuestro hígado, también es conveniente prestar especial atención a la piel y los pulmones, pues son órganos de entrada de sustancias tóxicas.

Luego, evitar el contacto con otras sustancias tóxicas, que están presentes en el aire, en la cosmética convencional o en plásticos y latas, también es un punto interesante y que a veces olvidamos. La piel y los pulmones son órganos a través de los cuales se puede colar una buena cantidad de porquería.

REPARA

Alimentación para reparar sistema inmunitario

Nuestro segundo cometido será conseguir que nuestra mucosa intestinal funcione al máximo y nos brinde todas sus posibilidades.

Unos intestinos sanos son una condición absolutamente necesaria para tener un sistema inmunitario eficaz.

Por un lado, si nuestros intestinos se encuentran poco sanos, permeables, por allí podrán meterse sustancias que enciendan la alarma y hagan reaccionar nuestro sistema inmunitario, que querrá defendernos de estos extraños. Además, justito pegado a nuestra mucosa intestinal se encuentra el tejido linfoide asociado al intestino, que es, de manera resumida, en donde tenemos el 80% de nuestras defensas.

Existen alimentos muy interesantes para reparar nuestra mucosa intestinal, como por ejemplo, la cebolla, las alcaparras, las frutas cítricas, el cacao puro, el trigo sarraceno… pues son ricos en quercitina, una sustancia con gran capacidad recuperadora. También nos interesarán alimentos ricos en glutamina, como los huevos, las legumbres y algunos frutos secos. La glutamina es el aminoácido estrella para reparar la mucosa intestinal y por eso muchas veces se consume en forma de suplemento. El pescado azul pequeño es asimismo un tipo de alimento que potenciaremos para generar un efecto antiinflamatorio, por su riqueza en omega 3. Y, por supuesto, no debemos olvidarnos de los alimentos que nos ayudan a alimentar nuestras bacterias intestinales, principalmente frutas y verduras. Los alimentos fermentados, como el kéfir, miso, tamari, pickles son especialmente interesantes, pues contienen a las bacterias que queremos que formen parte de nuestro ecosistema intestinal.

Una vez más, será fundamental dejar de lado aquellos productos alimenticios que tienden a dañar la mucosa intestinal, como el gluten del trigo, las harinas refinadas, las grasas de mala calidad y los azúcares.

NUTRE

Alimentacion para nutrir sistema inmunitario

Nuestro tercer paso será darle a nuestro sistema inmunitario los nutrientes necesarios para que pueda actuar de manera acertada, modulada y adaptada. En este estadio aportaremos buenas cantidades de vitamina C, en forma de espinacas, cítricos, pimientos, crucíferas (fundamentalmente coles); otros antioxidantes presentes, por ejemplo, en el cacao puro, el té verde, los frutos rojos y, en general, en las verduras y frutas; alimentos ricos en betacarotenos como las hojas verdes y alimentos de color amarillo-naranja (por ejemplo, las zanahorias).

Además de una correcta alimentación, el contacto con el sol es clave para poder sintetizar la vitamina D y así tener las defensas a punto.

Nuestros tres pasos dietéticos para evitar las alergias primaverales no son más que cuidados simples pero que muchas veces no tenemos en cuenta, pero que nos aportarán una mejor calidad de vida y nos permitirán disfrutar de la primavera y aprovechar este momento depurativo para encontrarnos mejor, más vitales y felices.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Productos relacionados

Artículos relacionados