Seguramente ya has utilizado el aceite de coco para cocinar, ¿pero lo has probado alguna vez sobre tu piel? Sus efectos se notan al instante, pues es súper nutritivo, 100% natural ¡y además huele de maravilla!

Te contamos por qué el aceite de coco es un gran aliado para tu piel y te explicamos cómo hacer tu propio exfoliante y crema hidratante.

PROPIEDADES DEL ACEITE DE COCO

Propiedades suavizantes y nutritivas.

El aceite de coco tiene un alto contenido en lípidos, que se absorben y se incorporan rápidamente a nuestra piel, a diferencia de los que se usan en los productos cosméticos. Además, contiene ácidos grasos de cadena media, los cuales ayudan a restablecer el pH de la piel de forma natural.

Propiedades antibióticas, antimicrobianas y anti-inflamatorias.

Si sufres alguna enfermedad de la piel, como ezcema y psoriasis, aplicar aceite de coco sobre tu piel te ayudará a aliviar los síntomas. También lo puedes usar para tratar las picaduras de insectos y otras irritaciones.

Propiedades antioxidantes.

Contiene antioxidantes que penetran en la piel, haciéndola más elástica y suave, y previniendo la aparición de manchas.

Si compras un aceite de coco virgen extra y ecológico podrás usarlo con total tranquilidad tanto en tus recetas como en tratamientos de belleza. Como nuestro Aceite de Coco, que al extraerse en frío, y no estar refinado, mantiene intactas todas sus propiedades.

EXFOLIANTE DE ACEITE DE COCO

Nada mejor que una buena exfoliación para eliminar células muertas y ayudar a tu piel a que se regenere. Puedes usarlo en rostro, cuerpo y pies: dejará tu piel súper sedosa.

Úsalo un par de veces por semana y enseguida notarás los resultados.

Ingredientes

  • 1 taza de azúcar de caña integral o azúcar de coco.
  • ½ taza de aceite de coco
  • ½ taza de aceite de almendras o aceite de oliva (opcional)
  • 20 gotas del aceite esencial que más te guste.

Preparación

  • Mezcla el azúcar con el aceite de coco en estado sólido.
  • Añade el aceite esencial que prefieras (caléndula, lavanda, cítricos, rosa mosqueta…).
  • Guárdalo en un tarro de cristal en un lugar fresquito, y aguantará 2 meses sin problema.

MOUSSE HIDRATANTE DE ACEITE DE COCO Y TÉ VERDE

No existe manera más respetuosa de hidratar la piel que con un producto 100% natural, y si lo haces tú misma, ¡mucho mejor! Súmate a la cosmética natural preparando tu propia crema hidratante.

Ingredientes

  • 1 taza de aceite de coco
  • 2 cucharadas de té verde

Preparación

  • Pon el aceite de coco al baño maría para disolverlo.
  • Mézclalo con el té verde en un cazo.
  • Ahora toca infusionar: tápalo y déjalo a fuego lento durante una hora.
  • Cuela la infusión que hemos obtenido con una gasa para asegurarte de que no pasa ningún trocito de té.
  • Déjalo enfriar hasta que esté casi sólido.
  • Bátelo hasta obtener una mezcla suave y esponjosa (puedes hacerlo con una batidora de mano eléctrica con varillas).
  • Envásala en un frasquito de cristal y guárdala en un lugar fresquito para no se disuelva. Si el clima es cálido, mejor guárdalo en la nevera para que permanezca en estado sólido. Aguantará sin problemas varios meses.

Otras opciones

Otra manera de hacer una mousse hidratante, más sencilla que la anterior, es batir con una batidora de mano eléctrica, o una minipimer con varillas, 4 cucharadas de aceite de coco en estado sólido con el ingrediente que queramos: zumo de limón, aceites esenciales, extracto de vainilla…

Puedes usarla como

  • Crema hidratante
  • Bálsamo labial
  • Desmaquillante
  • Para la prevención y eliminación de estrías
  • En el tratamiento de cicatrices