Cuídate

Salud

Masticar es la clave

Masticar es la clave

En nutrición, a veces, centramos nuestra atención y esfuerzos en intentar entender procesos complejos implicados en la transformación de los alimentos. Queremos asegurarnos de alcanzar el máximo beneficio nutricional. Investigamos cuál es la mejor de las combinaciones, qué cocción es la que más conviene, si vale la pena hacer remojo, cuándo pelar y cuándo no, etcétera… olvidando aspectos simples y esenciales, como masticar.

LA MASTICACIÓN ES LA PRIMERA ETAPA DE LA DIGESTIÓN

Para que podamos absorber los nutrientes de un alimento, es necesario primero que tenga lugar la digestión. ¿Y en qué consiste la digestión? Pues en romper los alimentos en pedacitos tan pero tan pequeños que luego puedan ser absorbidos y entrar en el torrente sanguíneo. En nuestro organismo, la digestión se hace en varias etapas y una de ellas, importante como todas, es la masticación.

Cuando masticamos rompemos el alimento por primera vez en nuestra boca mediante acciones mecánicas (con los dientes y muelas) y químicas (a través de enzimas y jugos).

A partir de allí pasa la siguiente etapa en el estómago, en donde el alimento seguirá sufriendo transformaciones para pasar luego al intestino, que también en etapas se ocupará de seguir reduciendo el alimento hasta conseguir las sustancias que por fin absorberemos.

4 SIMPLES MOTIVOS PARA MASTICAR

La Medicina Ayurveda ha puesto mucho hincapié en este aspecto. Seguramente conoces la frase que dice “bebe tu alimento y mastica tu bebida”. Beber el alimento significa nada más y ni nada menos que masticar hasta que lo sólido sea casi líquido (y lo puedas beber).

Hay al menos 4 motivos principales para hacerle caso a nuestros antepasados indios. Veamos.

1. Si masticamos bien, tendremos menos trabajo en el resto de las etapas digestivas favoreciendo la absorción de nutrientes y minimizando las dificultades y molestias derivadas de una mala digestión en el estómago o intestino (hinchazón o gases, por ejemplo).

2. La masticación favorece la acción del sistema nervioso parasimpático, encargado de dar lanzar la orden para la producción de jugos gástricos que necesitamos para la digestión estomacal. Y que también nos ayuda a relajarnos.

3. Dedicando un rato a cada bocado, darás tiempo a que llegue la sensación de saciedad.

4. El alimento aportará más placer, pues es durante la masticación que disfrutamos de su sabor. Es un momento de presencia.

DEDICA UN RATO A MASTICAR Y A DISFRUTAR DE LOS ALIMENTOS

Importancia de masticar

Aún siendo el momento más placentero, nos cuesta mucho dedicar un rato a masticar. De hecho, la mayoría de las personas come con prisas. Pero esto puede revertirse poniendo atención a algunas medidas simples pero efectivas.

La que más se suele recomendar es la de contar las veces que se mastica. Dicen que tendrían que ser unas 40 veces. Personalmente me resulta impracticable y, en cambio, me parece que dejar los cubiertos entre bocado y bocado es una alternativa más realista y placentera.

Una manera de favorecer la masticación que me encanta es usando toppings. Se trata de añadir unas semillas a una ensalada, unos nibs de cacao a un batido, o unos germinados a la crema de verduras, por ejemplo. Es muy fácil y, además, una oportunidad de aportar sabor. Estos pequeños alimentos nos recordarán masticar en cada bocado.

Poner música, estar cómodamente sentado, encender una vela… hay muchas maneras de buscar la presencia en el momento de comer.

Masticar con conciencia es una forma de disfrutar del aquí y el ahora y, al mismo tiempo, de favorecer una mayor salud digestiva.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Productos relacionados

Artículos relacionados